martes, 15 de mayo de 2012

Las Colosales Cabezas Olmecas

La civilización olmeca fue una de las grandes culturas de Mesoamérica y sus esculturas expresan un adelanto técnico sorprendente.


La cultura Olmeca nació en México, en la región comprendida entre el sur del Estado de Veracruz y el oriente del de Tabasco. Los olmecas son llamados así porque los aztecas, muchos siglos después, denominaban a esta región Olman, que significa 'el país del caucho'. En el arte olmeca se han encontrado figurillas, hachas y cuentas de jade, además de estas esculturas colosales. Todas, trabajadas con una refinada y sorprendente técnica que denota un considerable desarrollo tecnológico y social. En la actualidad, ciudades como Washington D.C. y Chicago, en Estados Unidos; y Beijin, en China, exhiben otras réplicas de cabezas olmecas.



Detalles de las imagenes 'Cabeza olmeca. Arte olmeca. 1250 a.C-500 a.C'

Pesan aproximadamente 5,5 tonelas a 10 y mide 2,18 metros de alto y 1,46 de ancho
En total se han encontrado 17 cabezas olmecas halladas completas hasta la fecha.

Simbología: Una de las manifestaciones artísticas más numerosas son las cabezas colosales. Se cree que podrían representar a grandes guerreros o jefes de esta cultura, pero no se sabe con seguridad.


Material: Están realizadas en basalto, material muy duro, que tendrían que haber traído de lugares muy lejanos.

Rasgos: Los rasgos de toda la estatuaria olmeca son siempre los mismos: ojos almendrados, nariz ancha y boca con pronunciados labios. Hay varias teorías acerca de dicha apariencia, ya que recuerda a la apariencia negroida. Una de las teorías de la creación de la cultura olmeca en Mesoamérica es que un pesquero oriental se perdió en el mar y acabó en tierras lejanas, donde se originó dicha cultura. Sin embargo, otros teoricos han rechazado esta versión.

Jaguar: La típica boca olmeca, ligeramente abierta enseñando los dientes, recuerda a la boca del jaguar. El jaguar era un animal adorado por los olmecas, dado su gran número en su habitat. Por ello, se podría decir que sería la representación de un guerrero-jaguar.

Casco: Los teóricos afirman que son guerreros y no jefes, ya que tienen un casco de batalla.

Naturalismo: Estas esculturas rebosan naturalismo. No hay que olvidar que los olmecas crecieron en torno al 1200 a.C., época en la cual no había ni rueda y que los utensilios eran aún de piedra.

Curiosidad: Una de las cosas más curiosas con las que se han enfrentado los estudiosos es el descubrimiento de que muchas de las cabezas están deterioradas a propósito. Algunso afirman que era porque así representaban que el retratado había fallecido y otros dicen que algo terrible debió pasar a los olmecas para que las destruyeran.



Según historiadores, arqueólogos y antropólogos como Alfonso Caso y Miguel Covarrubias, los conocimientos de los olmecas resultan realmente sorprendentes, lo que ha desatado la imaginación y las conjeturas de investigadores heterodoxos como el Dr. Óscar Padilla Lara, para quien “la única explicación razonable para comprender el desarrollo cultural y tecnológico de los olmecas, que después heredarían los mayas, aztecas y demás culturas mesoamericanas, es el contacto con alguna civilización extraterrestre”. 


Todavía existen hoy en algunos pueblos centroamericanos extrañas esculturas olmecas que parecen otear pacientemente el firmamento y que, según el Dr. Padilla Lara, estarían aguardando el regreso de los dioses venidos del cielo…

 
Su religión giraba alrededor de deidades sobrenaturales que ostentaban atributos de animales, siendo las representaciones más importantes los jaguares, los cocodrilos y las serpientes, aunque también aparecen insectos, tiburones y peces. En cuanto a su organización política, los olmecas estaban guiados por fuertes gobernantes, cuyos retratos se han plasmado en las cabezas colosales que los han hechos famosos. 



Existen un total de 17 cabezas gigantescas: 10 en San Lorenzo, 4 en La Venta, 2 en Tres Zapotes y 1 en Cobata. En el Museo de Antropología de Xalapa se exhiben 7 cabezas procedentes de San Lorenzo. 

La roca volcánica usada en las tallas de este último lugar proviene de las montañas de los Tuxtlas, a unos 60 kms. al noroeste de San Lorenzo, lo que demuestra que la sociedad olmeca fue capaz de llevar a cabo la titánica empresa de su transporte gracias al sometimiento o a la cooperación de las poblaciones que dominaba. 

La dificultad de proveerse de estos materiales, o bien la importancia simbólica de los mismos, impulsó a los olmecas a reutilizar las piedras para usarlas en nuevas esculturas, ya que algunas cabezas colosales fueron originalmente altares. En algunas de estas piezas, que pueden pesar más de 10 toneladas, hay detalles interesantes, como el pronunciado estrabismo que se aprecia en los ojos de muchas de ellas. Un defecto visual que constituía, no obstante, el patrón de belleza de numerosas civilizaciones de Mesoamérica.

 
La meseta de San Lorenzo puede considerarse uno de los trabajos de arquitectura monumental más grandes de Mesoamérica, porque fue modificada a través de un enorme esfuerzo humano plasmado en la construcción de terrazas, cortes y remoción de toneladas de tierra y paredes de contención, que transformaron el terreno natural en un espacio sagrado para los antiguos habitantes.


Otro de los elementos más desconcertantes de esta cultura, según los investigadores “oficiales”, es que los olmecas no usaban la rueda y no tenían animales de carga, por lo que el trabajo fue llevado a cabo íntegramente por medio del esfuerzo humano. En realidad, se suele omitir el hecho de que el arqueólogo estadounidense Matthew Stirling encontró en la década de los 40, en el yacimiento de Tres Zapotes, unos juguetes infantiles que consistían en perritos con ruedas. Si estas últimas eran conocidas, lo lógico es pensar que fueron empleadas en la práctica y que no quedaron reservadas sólo para divertir a los niños.

Los Dioses Jaguares

Observando la construcción, conservación y restauración de los centros religiosos y el gran número de esculturas monumentales y de pequeñas dimensiones que nos han legado, se piensa que el gobierno olmeca era teocrático, es decir, estaba presidido por unos reyes-sacerdotes que se ocupaban de que la religión y la política estuvieran siempre estrechamente entrelazadas. Es posible que, a los ojos del profano, la religión de los olmecas parezca incomprensible y compleja; sin embargo, se puede resumir en la adoración a los dioses-jaguares, representantes de un ancestral culto totémico a los espíritus de la naturaleza, encarnados en este animal que era sagrado para todas las culturas mesoamericanas.

Sin embargo, también hay en sus altares y esculturas religiosas algunas figuras de extrañas criaturas y monstruos aberrantes, de seres de estatura desproporcionada cuyo significado todavía no ha sido explicado. Esas representaciones no se limitan a los centros ceremoniales, sino que aparecen reflejadas en todo el arte olmeca, especialmente en objetos y elementos rituales como las hachas para sacrificios.

 
Existe un detalle que a los arqueólogos les resulta inexplicable: el realismo de las esculturas olmecas que, supuestamente, representaban a los monarcas teocráticos más relevantes. De ser así, ¿por qué muchos rostros olmecas tienen esas sospechosas características negroides (nariz achatada, labios gruesos, etc.), si los primeros esclavos negros no llegaron a América hasta el siglo XVI? También hay representaciones de rostros barbados, de nariz aguileña y labios finos, que no se corresponden con ningún tipo racial mesoamericano.


El legado de los Chamanes

Si sobre ese aspecto aún no se han puesto de acuerdo los investigadores, existe, en cambio, certeza en cuanto al importantísimo papel que en la sociedad olmeca desempeñaban los brujos o chamanes. 

Éstos, lujosamente ataviados con pelucas, máscaras, camisas de piel, fajas y cinturones, dirigían en realidad toda aldea o poblado. Todavía hoy, existe la pervivencia de esa importancia social de los chamanes, herederos de la tradición olmeca. Ellos son los únicos que aún conservan el legado de sabiduría de aquella antiquísima civilización que se esfumó de la faz de la Tierra sin haber desvelado el misterio de sus orígenes, su esplendor y su decadencia.

Conexión Atlante: MÉXICO Y EGIPTO
Lo más desconcertante de la cultura olmeca es, precisamente, todo lo que ignoramos sobre ella.



No sabemos cuál era su organización social, ni qué lengua hablaban, ni qué tradiciones tenían sobre su propio origen. Ni siquiera podemos encuadrarlos en un determinado grupo étnico, porque las condiciones climáticas de gran humedad que predominan en el Golfo de México han impedido que se haya encontrado ni un solo esqueleto olmeca.

Como señala el investigador y escritor Graham Hancock, “es posible que las misteriosas esculturas que nos han legado y que supuestamente los representan no fueran obra de los olmecas, sino de un pueblo más antiguo y olvidado”. Tal vez algunas de las cabezas gigantescas y otros extraordinarios artefactos que se les atribuyen fueran transmitidos, a modo de reliquias y quizá a lo largo de muchos milenios, “a las culturas que comenzaron a construir los montículos y pirámides de San Lorenzo y La Venta”.

En este último lugar, además de las enigmáticas cabezas de rasgos africanos, algunas de ellas cubiertas con un casco, que intrigan desde hace años a los arqueólogos, pueden verse representaciones de unos hombres altos, de rasgos poco pronunciados y nariz larga, con cabellos lacios, barbas y largas túnicas.


Estos individuos, de raza claramente caucásica, sólo podrían haber sido esculpidos a partir de la imagen de un modelo humano, al igual que los tipos negroides. 

Algunos investigadores mantienen que se trata de navegantes fenicios y de los esclavos negros que éstos habrían recogido en la costa de África Occidental antes de emprender su viaje a través del océano. Hancock, sin embargo, piensa que, aunque es muy probable que los fenicios llegaran a América antes que Colón, no son ellos los protagonistas de las estelas olmecas, en las que no se aprecia ni rastro del estilo artístico fenicio. 

En cambio, sí existen una serie de sospechosas semejanzas con algunas creaciones egipcias, como la mismísima Esfinge de Gizeh (cuyo rostro vemos en la imagen de la fotografía), la explicación podría encontrarse en que tanto el Viejo como el Nuevo Mundo recibieron aportes de una población proveniente de una civilización desconocida y más antigua.


Lo cierto es que los mitos americanos y los de los egipcios, mesopotámicos y muchos otros pueblos hablan de “grandes fuegos”, “un gran Diluvio”, “el gran frío” y “los tiempos del caos”, unas épocas de tinieblas y de “creación y destrucción de soles” que podrían remitirnos a un período de grandes cataclismos naturales acaecidos, como mínimo, hace 10.000 años. 

Son historias que podemos encontrar a ambos lados del Atlántico y que, bajo el lenguaje de los mitos, nos hablan del conocimiento de la precesión de los equinoccios que tenían diversas civilizaciones antiguas. 

Las similitudes existentes entre las culturas de la Centroamérica precolombina y el Antiguo Egipto podrían haber brotado de una “tercera civilización”: la mítica Atlántida, que desapareció como consecuencia de un giro en el eje de nuestro planeta que produjo un brusco desplazamiento de la corteza terrestre. 


El emplazamiento de esta misteriosa civilización pudo haber estado, según Hancock, en el continente antártico, que hace unos 15.000 años tenía zonas septentrionales con un clima mediterráneo subtropical, regadas por grandes ríos que cruzaban planicies y fértiles valles. De allí partieron los supervivientes del cataclismo, que se afincaron en el Valle del Nilo, en las márgenes del Indo, en las orillas del Titicaca, en el Valle de México y en otros puntos del planeta.


Y no constituían una unidad racial homogénea, sino que junto a representantes del tipo caucásico habría también individuos negroides que fueron quienes inspiraron tanto las misteriosas cabezas olmecas como el rostro de la Esfinge y de otras esculturas egipcias cuyos tocados reales pueden encontrarse también en tierras mexicanas. 

En estos elementos civilizadores se basaron las leyendas de los dioses americanos que en algunas ocasiones fueron derrotados por sus propios congéneres o por otros pueblos bárbaros. Lo que es indudable es que “los negros olmecas” no eran esclavos: sus rasgos sugieren autoridad y sabiduría, el mismo conocimiento inescrutable que se desprende de los rasgos de la Esfinge.

Es el rostro de una raza remota, la de los antepasados atlantes que nos dejaron un legado imperecedero de sabiduría grabado en las piedras de uno y otro lado del Atlántico. 

Los Olmecas América País: México
 


Chat gratis