miércoles, 2 de mayo de 2012

 Mitología Nórdica
ODIN EL DIOS SUPREMO

Ninguna deidad escandinava supera a Odín en magnificencia y poder. Además de rey de los Ases y soberano supremo de Asgard, es el señor de la guerra, el conocimiento mágico y la poesía, patrono de los caídos en combate y los ahorcados. En él se junta el guerrero temible con el brujo capaz de despertar a los muertos del sueño eterno. 

Su aspecto corresponde al de un imponente anciano de larga barba. Solo tiene un ojo, pues el otro lo arrojó a la fuente de la sabiduría, presidida en la base del roble cósmico Yggdrasil por la cabeza de Mímir, el más sabio de los Ases, decapitado por los Vanes durante el conflicto entre las dos familias, y lo hizo como pago a poder beber de la fuente. 

Cuando viaja, Odín viste un manto azul y un sombrero de ala ancha, y a veces va descalzo, lo que le da aspecto de misterioso peregrino o de vagabundo, impidiendo que los hombres le reconozcan cuando se presenta ante ellos. 

El dios posee dos cuervos, llamados Hugin (reflexión) y Munin (memoria), a los que guardan un especial cariño, y que cada mañana abandonan Asgard para regresar al anochecer cargados de noticias que le relatan al oído mientras descansan sobre sus hombros. 

En Asgard le suelen acompañar otras dos mascotas, los lobos Geri (glotón) y Freki (voraz), a los que alimenta con carne de su propia mesa, pues él no necesita comida, le basta con ingerir el sagrado hidromiel. Suyo es también el caballo Sleipnir (resbaladizo), un mágico corcel de ocho patas, el más rápido que hombres o dioses hayan cabalgado nunca.

Odín posee dos objetos mágicos que aumentan su poder y riqueza. Uno es el Dráupnir, un anillo de oro del cual cada nueve noches gotea otro idéntico a él; el otro, la lanza Gúngnir, que siempre da en el blanco y sobre la cual se realizan juramentos irrompibles. 


Dos son también los palacios de Odín en Asgard: Valaskjalf y Gladsheim. En el Valaskjalf, magnífica morada de plata construida por los dioses en la montaña más alta de su tierra, se encuentra el trono de Odín, Hlidskialf, sentado en el cual puede ver todo lo que sucede en los nueve mundos. En Gladsheim, un inmenso palacio reluciente de oro, se hallan los salones del Valhalla, en donde acoge a los guerreros caídos en combate, los cuales son recogidos por las valquirias en el mismo campo de batalla, y que pasan formar parte de los einhériar, el ejército personal del dios.

Los hombres deben el conocimiento de las runas y su poder mágico al sacrificio de Odín. Durante nueve días permaneció colgado de una rama de Yggdrasil, atravesado por una lanza y consagrado a sí mismo, hasta que estas le fueron reveladas. Fue también Odín quien, en última instancia, obtuvo el embriagante hidromiel, que inspira a los poetas y las adivinas y proporciona coraje a los guerreros.

Odín está casado con la diosa Frigga, aunque eso no impide que tenga hijos con otras mujeres, sean humanas, diosas o gigantas. Él es el padre de casi todos los dioses de Asgard, y por ello los antiguos poetas escaldos lo llaman a veces Padre de Todos.


En total, a Odín se le daba casi doscientos nombres distintos, algunos de los cuales son: Padre de la Victoria, Dios de los Muertos, Alegre en la Lucha, Lobo de Combate, Protección y Victoria, El que Ciega en la Lucha, El que Trae el Sueño, Tuerto, Ciego del Mundo Oculto, El que Abre la Boca en Trance, Manto Colgante, Altísimo, Poderoso, Jefe, Seductor, Incitador, Aullador, Terrible, Tempestuoso, Vigilante, El que Hace Posible el Viaje, Poeta Inmenso, Consejero Falso, Engañador o Sapientísimo.
Chat gratis