sábado, 23 de junio de 2012

Barres ...
El hombre descubre su fortaleza cuando se mide 
contra un obstáculo.
étoiles & planètes

La felicidad es saludable para el cuerpo, pero el dolor es el que desarrolla las fuerzas del espíritu.

En los momentos de crisis, sólo la imaginación es más importante que el conocimiento. 
Albert Einstein
couleur mauve violet


Honra a tu padre y a tu madre, como Jehová tu Dios te ha mandado, para que sean prolongados tus días, y para que te vaya bien sobre la tierra que Jehová tu Dios 
te da. 
Deuteronomio 5:16
Mucho se alegrará el padre del justo, 
Fleur ...rose Y el que engendra sabio se gozará con él. 
(Proverbios 23:24)
Barres ...
No es la carne y la sangre, 
sino el corazón, lo que nos hace ser Hijos de Dios.

Mi amor tiene dos vidas para amarte. 

Por eso te amo cuando no te amo y por eso, te amo cuando te amo.
Así se hizo la Tierra: Yellowstone 
El Parque Nacional de Yellowstone es uno de los lugares más peligrosos de nuestro planeta desde el punto de vista geológico. Intentando descubrir los procesos que se encuentran detrás de cada gran atracción de Yellowstone, como el géiser "Old Faithful", los geólogos llegaron a la aterradora conclusión de que el parque era un extenso volcán que se encuentra oculto y que podría sufrir una enorme erupción en cualquier momento. 

Yellowstone ha experimentado un ciclo regular de erupciones de 600.000 años y la última erupción tuvo lugar hace 640.000 años, de modo que la siguiente ya tenía que haberse producido. La intensidad de una erupción en Yellowstone podría ser 2.500 veces mayor de la ocurrida en el monte Saint Helens en 1980. Durante millones de años, el volcán se ha trasladado misteriosamente cientos de kilómetros hasta alcanzar su actual localización en Yellowstone y aún hoy en día sigue activo. ¿Está este gigante dormido empezando a despertarse?.

Biblia censurada y libros "apócrifos": 
el libro Enoc indica astronomía y genética
Erich von Däniken: El mensaje de los dioses

El libro Enoc no tiene original
A la actividad moralizadora de los censores establecidos en Roma (p.43) hacia el año 440 a.d.C. sucedió con renovado vigor la de las primitivas comunidades cristianas. Los encargados de mantener y salvaguardar la Biblia eran al mismo tiempo sus censores. No permitían que TODOS los manuscritos existentes entraran a formar parte del Libro de los Libros. 

Teólogos versados en la materia aseguran que existen también unos libros llamados "apócrifos" (en griego: escritos ocultos), es decir, escritos adicionales de origen judío o cristiano no incluidos en el Canon bíblico, documentos pseudo-epigráficos, manuscritos judíos de antes o después de Cristo, que podrían pertenecer al Antiguo Testamento, pero que no han sido incluidos ni en la Biblia ni en el Canon de los escritos apócrifos reconocidos por la Iglesia católica. Tal vez estos documentos no fueran lo bastante "sagrados", a los ojos de los censores bíblicos, como para merecer un lugar en NUESTRO Antiguo Testamento. 

Un libro vedado

Una de esas partes excluidas de la Biblia es el Libro de Enoc (en hebreo: el iniciado, consagrado, bendito). Según Moisés, Enoc pertenecía al grupo de los primitivos patriarcas, anteriores al Diluvio, y era hijo de Yared. Desde hace milenios, la figura de Enoc ha estado siempre algo eclipsada por la de su hijo Matusalén (en hebreo: hombre del proyectil), que al decir de la Biblia vivió hasta la edad de 969 años. Después de haber servido a Dios en la Tierra, el profeta Enoc fue llevado al cielo en un carro de fuego. Por fortuna nos dejó sus anotaciones, que nos permiten penetrar profundamente en los más antiguos misterios de la astronomía, nos informan sobre el origen de los dioses y nos proporcionan detalles sobre la "Caída".

Parece ser que el Libro de Enoc fue primitivamente redactado en lengua hebrea o aramea, pero hasta hoy no ha sido posible hallar el manuscrito original; y si hubiera sido por los Padres de la Iglesia, nadie habría oído hablar jamás del Libro de Enoc. Mas he aquí que el destino tiene sus caprichos: ¡la antigua Iglesia de Abisinia había incluido el escrito de Enoc en su Canon! La noticia llegó a Europa ya en la primera mitad del siglo XVII, pero sólo en 1773 consiguió el explorador británico J. Bruce traer un ejemplar del Libro de Enoc a Inglaterra. Posteriormente empezaron a circular algunas versiones dudosas de la obra, en latín. En 1855 el libro se tradujo por primera vez al alemán en Francfort. Entre tanto se descubrían también fragmentos de una antigua traducción griega. Al comparar el texto etíope con el griego se vio que ambos coincidían, lo cual nos permite suponer que poseemos un "auténtico Enoc". (p.47)


El libro Enoc indica astronomía y genética.

Tengo en mis manos una traducción del Libro de Enoc, editada en Tubinga en 1900. A mi entender, no se ha hecho ninguna otra desde entonces. Es lástima, porque la versión de Tubinga es complicada y retorcida. Los traductores de fines del siglo pasado quedaban tan desconcertados y era tal su perplejidad - ¡se comprende! - ante las series astronómicas de cifras y las manipulaciones genéticas descritas (todo ello explicable hoy) que para darnos, por ejemplo, diez lineas del texto de Enoc, se veían obligados a añadir, a modo de apéndice, por lo menos doble número de líneas de explicaciones, presentando al mismo tiempo diferentes posibilidades de traducción.

La ciencia secreta del profeta Enoc

[Los capítulos interesantísimos de Enoc]


Los capítulos 1-5 de Enoc nos traen el anuncio de un juicio universal. Se afirma que el Dios Supremo abandonará su morada celestial para mostrarse sobre la Tierra rodeado de sus huestes angélicas. 


Los capítulos 6-16 describen la caída de los "ángeles rebeldes" y citan por sus nombres a aquellos ángeles que, desobedeciendo la orden de su Dios se unieron con las hijas de los hombres. 

En los capítulos 17-36 se narran los viajes de Enoc a diversos mundos y lejanos firmamentos. 

Los capítulos 37-71 contienen lo que podríamos llamar "discursos gráficos", parábolas e imágenes de todas clases, que los dioses relataron al profeta: Enoc recibió el encargo personal de transmitirlas, ya que los hombres de su tiempo no estaban capacitados para comprender sus aspectos técnicos; de hecho, se destinaban a generaciones futuras. 

Los capítulos 72-82 proporcionan datos sorprendentemente precisos sobre las órbitas del Sol y de la Luna, días intercalares, estrellas y la mecánica celeste en general, añadiendo detalles geográficos concretos sobre el universo. 

En los capítulos restantes se reproducen las conversaciones de Enoc con su hijo Matusalén, a quien anuncia el próximo Diluvio. A modo de HAPPY END [fin feliz], el documento narra cómo Enoc es llevado al cielo en un "carro de fuego".

[Así:

Capítulos 1-5: anuncio del Dios Supremo
Capítulos 6-16: ángeles rebeldes bajando a la Tierra y haciendo niños con las mujeres de los hombres (cambio genético)
Capítulos 17-36: viajes de Enoc a diversos mundos
Capítulos 37-71: discursos gráficos, aspectos técnicos para generaciones futuras
Capítulos 72-82: astronomía y mecánica celeste
Capítulos restantes: conversación de Enoc con su hijo Matusalén anunciando el Diluvio - viaje de Enoc al cielo con un "carro de fuego"].

Con los siguientes fragmentos literales del texto quisiera yo aquí contribuir a que se conozca mejor el Libro de Enoc, que antaño nos ocultaron los Padres de la Iglesia, (p.48).


Ejemplo de un viaje estelar.

Capítulo 14:
<Me llevaron al cielo. Penetré en él, hasta que me topé con un muro hecho de piedras cristalinas y rodeado de lenguas de fuego; y comenzó a inspirarme miedo. Atravesé las lenguas de (p.48) fuego y me acerqué a una casa igualmente construida de piedras cristalinas. Las paredes de aquella casa se asemejaban a un pavimento cubierto de losas de cristal, y el suelo era también de cristal. Su techo era como la trayectoria de los astros de los rayos, con centelleantes querubines atravesándolo. Un mar de fuego rodeaba sus muros, y sus puertas despedían fuego.> (p.48-49).


Una técnica desconocida

A mi juicio, el pasaje que precede deja muy pocas dudas sobre el hecho de que Enoc fuera transportado desde la Tierra en un vehículo de enlace hasta la nave nodriza, que permanecía en órbita alrededor de nuestro planeta. El brillo de la envoltura metálica de la nave espacial hizo que al profeta le pareciera "construida como de piedra cristalina". A través de un techo de vidrio de seguridad, refractario al calor, podía ver las estrellas y meteoritos, así como también contemplar los fogonazos que despedían las boquillas de los reactores de otras astronaves más pequeñas. ("Su techo era como la trayectoria de los astros y de los rayos, con centelleantes querubines atravesándolo"). Asimismo queda Enoc deslumbrado por el resplandor de las paredes del vehículo espacial, es decir, del lado que recibía directamente los rayos del sol.

¿O acaso su asombro proviene de las cegadoras explosiones de los cohetes que servían de freno? Sin duda le atemorizaba tener que penetrar en el fuego. Así es mayor su pasmo momento después, al comprobar que el interior de la "casa" está "frío como la nieve". Es claro que Enoc, nuestro reportero de la antiguedad, nada sabía aún de las posibilidades brindadas por los reguladores de presión y acondicionadores de aire, técnicas que, naturalmente, dominaban los extranjeros.


Ordenes del Poder Supremo.

Capítulo 15:

<Y oí la voz del Altísimo: "No temas, Enoc, hombre recto y escritor de la justicia... Ve y diles esto a los guardianes del cielo que te han enviado para que ruegues por ellos: ¡Vosotros sois quienes debéis rogar por los hombres, y no los hombres por vosotros!>


Es claro que Enoc está ahora ante el comandante, a cuya presencia le han llevado los "guardianes". ¿Quiénes son estos "guardianes"? De estos extraños personajes nos habla ya Ezequiel, surgen también en la epopeya de Gilgamesh, aparecen aquí y allá en los textos fragmentarios del manuscrito de Lamek, uno de esos misteriosos rollos encontrados en las cuevas de los altos acantilados que bordean el mar Muerto. En el manuscrito en cuestión la mujer de Lamek, Bat-Enosh, jura a su esposo haber quedado encinta por (p.49)
causas enteramente naturales, y le asegura que nada en absoluto ha habido entre ella y un "guardián del cielo". ¡Y ahora volvemos a encontrarnos con estos guardianes en el relato de Enoc!

A propósito del profeta, el comandante de la astronave menciona dos cosas que pueden darnos materia de reflexión: primero, se dirige a él llamándole "escritor", es decir, lo integra en la pequeña casta de los entonces versados en la ciencia de la escritura; después, no sin manifiesta ironía, añade que son los "guardianes" quienes deben pedir por los hombres, y no éstos por los "guardianes". El comandante explica a continuación lo que quiere decir con sus últimas palabras:


 <(Di a los guardianes)... ¿Por qué habéis abandonado el alto y sagrado cielo? ¿Por qué habéis dormido con las mujeres, os habéis unido a hijas de hombres, las habéis tomado por esposas y, remedando a los hijos de la Tierra, habéis engendrado gigantes? Aunque erais inmortales, os habéis manchado con la sangre de esas mujeres y habéis engendrado hijos con la sangre de la carne, habéis deseado la sangre del hombre y producido carne y sangre, como lo hacen quienes son mortales y caducos.>
La manipulación genética de mujeres terrestres con extraterrestres (seres de dimensiones cuarta y quinta).


Ahí tenemos, pues, los hechos: en comparación con los habitantes de la Tierra, los viajeros del espacio vivían mucho más tiempo, eran como inmortales. A lo que parece, el comandante, mucho antes del encuentro descrito por Enoc, había depositado en el Planeta Azul a una tripulación o grupo de sus "guardianes", continuando él luego su camino hacia nuevas y largas expediciones. A su regreso le horrorizó comprobar que tales "guardianes" vivían en consorcio con las hijas de los hombres. Se trataba, como es natural, de gente enteramente preparada cuyos conocimientos teóricos y prácticos no podían dejarles duda alguna sobre las consecuencias que tendría su acción.


¡Y a pesar de todo cohabitaron con las mujeres en contra de las órdenes recibidas! Si los "guardianes" poseían la ciencia suficiente para modificar el código genético de los hombres primitivos, sin duda un contacto sexual con ellos - hecho que el comandante menciona expresamente - fue ya posible en la segunda generación de estos terrícolas manipulados. De todas maneras, dado que los extraterrestres, merced a su diferente constitución y posibilidades biológicas, gozaban de una vitalidad mucho más duradera que la de los seres encontrados en la Tierra, pudieron incluso esperar hasta dos, tres o más generaciones de esta nueva estirpe humana antes de entregarse ellos mismo al entretenimiento más antiguo de todo ser viviente en nuestro mundo. Esto es lo que tanto disgustó al comandante, como fácilmente se comprende (p.50).


Capítulo 41:

 
<Vi los espacios del Sol y de la Luna, los lugares de donde salen y adonde regresan. Luego contemplé su esplendorosa (p.50) vuelta, cómo un astro precede ordenadamente al otro, y su grandiosa vía, y como no se salen de esta vía, y nada añaden a ella ni quitan de ella... Después, el invisible y visible rumbo de la Luna, que en cada lugar hace su recorrido de día y de noche.> (p.50-51)


[Copérnico en 1534 - Galilei en 1610 - Kepler en 1609]

Nicolás Copérnico escribió, en 1534, su obra principal "Seis libros sobre las revoluciones de los cuerpos celestes". En 1610, Galileo Galilei descubrió con la ayuda de un telescopio fabricado por él mismo, las fases de Venus y los satélites de Júpiter. Los escritos de ambos astrónomos fueron puestos en el Índice de libros prohibidos. Johannes Kepler descubrió a su vez en 1609 las dos leyes que regulan el movimiento de los planetas, y fue el primero que dio de ellas una explicación dinámica deduciendo que los movimientos planetarios eran causados por una fuerza procedente del Sol. (Pero.., ¡nuestro profeta Enoc ignoraba todas estas cosas y por eso alucinaba en colores al verlas!)


Capítulo 43:

<Vi relámpagos y las estrellas del cielo, y cómo todas ellas eran llamadas por su nombre, y se habían estimado sus justas dimensiones, así como la fuerza de su luz, la amplitud de su espacio y el día de su aparición.>
(Ciencia antediluviana.)

 
Libro Enoc: los nombres de las estrellas fueron dados por los extraterrestres.

Es un hecho que los astrónomos clasifican los cuerpos celestes tanto atribuyéndoles nombres según su magnitud ("se habían estimado sus justas dimensiones") y brillo ("la fuerza de su luz"), como también según sus respectivos emplazamientos ("la amplitud de su espacio") y el día en que los contempla por vez primera ("el día de su aparición"). ¿Quién pudo proporcionar tales datos a un profeta de antes del Diluvio, si no lo hicieron cosmonautas extranjeros?

Libro Enoc: el trueno y el rayo es descrito de manera real


Capítulo 60:

<Porque el trueno tiene leyes fijas de las que depende la duración de su sonido. El trueno y el rayo nunca están separados.>


Hoy es cosa sabida que el trueno se produce por la repentina expansión del aire súbitamente recalentado por el rayo y que su sonido se propaga a una velocidad determinada (333 metros por segundo). El trueno obedece, pues, a leyes fijas "de las que depende la duración de su sonido". ¡Con cuánta anterioridad se habrían descubierto muchas leyes naturales si estos textos no hubieran sido rechazados por los censores bíblicos! (p.51)


Libro Enoc: la jerarquía de los "ángeles" - los "ángeles" enseñaron cosas a los hombres.

Capítulo 69:
<Éstos son los jefes de sus ángeles y los nombres de los que mandan sobre 100, 50 y 10. El nombre del primero es Jequn: él es quien sedujo a los hijos de los ángeles llevándolos a la Tierra y corrompiéndolos por medio de las hijas de los hombres. El segundo se llama Asbeel: éste dio malos consejos a los hijos de los ángeles y (p.51) les indujo a contaminar sus cuerpos con las hijas de los hombres. El tercero se llama Gadreel: éste es el que enseñó a los hijos de los hombres toda clase de golpes mortales. 


También mostró a los hombres los instrumentos del crimen, la coraza, el escudo, la espada de batalla y todo tipo de instrumentos en general. El cuarto se llama Penemue: éste enseñó a los hijos de los hombres a diferenciar lo amargo y perverso, y les comunió todos los secretos de esta ciencia. También enseñó a los hombres a escribir con tinta y papel. El quinto se llama Kasdeya: éste adoctrinó a los hijos de los hombres sobre toda suerte de golpes mortíferos provenientes de espíritus y demonios, sobre los ataques al feto en el seno materno, para aniquilarlo, sobre la mordedura de las serpientes, los efectos destructores del calor del mediodía y los súbitos trastornos del alma.> (p.51-52)

Enoc refiere la ruina que estos seres trajeron a nuestro planeta. Los hijos de los hombres conocieron las armas y aprendieron a usarlas para matar. ¿Acaso les instruyó también Penemue en métodos para provocar el aborto ("los ataques al feto en el seno materno, para aniquilarlo")? ¿O les inició en la psiquiatría ("los súbitos trastornos del alma")?

Libro Enoc: indicación de la semana, del mes y del año con 364 días - el ritmo de la luna.

Capítulo 72:
<Ese día sale el sol por aquella segunda puerta y se pone por occidente; regresa luego hacia el este para salir por la tercera puerta 31 mañanas y volverse a ocultar por el oeste del cielo. Ese día disminuye la noche y llega a nueve partes, y el día cuenta también nueve partes, y la noche se asemeja al día, y el año comprende exactamente 364 días. La longitud del día y la noche, y la brevedad del día y la noche: su diferencia proviene de esa rotación... 


En cuanto a la pequeña luna, cada mes son diferentes su salida y su ocaso; sus días son como los días del sol, y cuando su luz es uniforme equivale esta luz a la séptima parte de la luz del sol, y de esa manera sale... Una mitad de ella resalta con 1/7 de brillo, y todo el resto de su disco queda vacío y oscuro a excepción de 1/7 y 1/14 de la mitad de su luz...>

El libro Enoc es para las "generaciones futuras"

En obediencia a las instrucciones del comandante anotó Enoc literalmente todos estos datos para que pudieran interpretarlos las generaciones futuras. Su pequeño compendio de astronomía rebosa por todas partes de cálculos fraccionarios y potencias, que increíblemente reflejan las mismas conclusiones a las que el hombre ha llegado con sus conocimientos actuales.


Antes de desaparecer con los dioses en el cosmos, Enoch inculca a su hijo (p.52):

Capítulo 82:

<Y ahora, Matusalén, hijo mío, te relato todo esto y lo escribo para ti; a ti te lo he revelado todo y TE HE ENTREGADO LOS LIBROS QUE REFIEREN TODAS ESTAS COSAS. CONSERVA, HIJO MÍO MATUSALÉN, LOS (p.52) LIBROS ESCRITOS POR LA MANO DE TU PADRE Y TRANSMÍTELOS A LAS FUTURAS GENERACIONES DEL MUNDO.> (p.52-53)


Censura: La iglesia oculta el libro Enoc - 10 capítulos de Enoc están en el AT por Esdras.

Prueba de lo "sagrada" que se consideró esta misión fueron los Padres de la Iglesia. ¿Les preocupó tal vez que la verdad fuera conocida demasiado pronto?


Sólo diez breves capítulos subsisten en el Antiguo Testamento de todos los escritos de Esdras, constituyendo el llamado Libro de Esdras. Esdras (en hebreo [significa]: ayuda) era un sacerdote y escriba judío. En el año 458 a.C. acaudilló el segundo regreso de los judíos cautivos en Babilonia a su ciudad santa, Jerusalén. (La fecha es sincrónica con los datos de Ezequiel). Esdras consiguió que la comunidad judía se comprometiera a observar la Torá, es decir, la Ley de (p.53) Moisés contenida en los cinco libros del Pentateuco (p.54).




                      Para mi corazón 
                                  basta tu pecho, 
          para tu libertad 
                                   bastan mis alas.
                                                              Pablo Neruda.




El amor nace del recuerdo, 
vive de la inteligencia y 
muere por el olvido.
Pablo Neruda.

Conocer el amor de los que amamos es el fuego que alimenta nuestras vidas.
Pablo Neruda.

 






Si nada nos salva de la muerte, por lo menos que el amor nos salve la vida.
Pablo Neruda.

 

Si yo fura Dios, la tierra y las olas, los ángeles, los demonios sujetos a mi ley... Y el profundo caos de profunda entraña, la eternidad, el espacio, los cielos, los mundos... ¡Daría por un beso tuyo! 
(Victor Hugo)

Una sonrisa tuya.., 
me hace inmensamente feliz.
Esta vida es el espacio que recorremos entre los brazos del Padre Celestial y la Madre Tierra, envolviendonos en su Amor y experimentando en el tiempo la compasión por nuestros hermanos para nuestro crecimiento interior.

viernes, 22 de junio de 2012





Classic Chinese Music

El mensaje de los dioses 
Erich von Däniken

Los sumerios 
¿De donde vino la inteligencia?
Hélices en los sellos de los sumerios 
¿Fue una manipulación genética?


Sello de rodillo de los sumerios con dioses, dioses cazadores, 
animales alados y símbolos (p.28)

Sellos de rodillos de los sumerios con muchos símbolos


Sello de rodillo de los sumerios con seres humanos, ganado, 
y una persona volante en un pájaro (p.28)

Däniken indica que las primeras tres fotos de sellos de rodillos son <con figuras aladas, estrellas y esferas. ¿Son todas estas cosas "abstracciones"?> (p.28)


Sello de rodillo de los sumerios  con dioses y animales alados, 
y con escritura cuneiforme (p.28)

Sobre los seis sellos de rodillo siguientes Däniken indica:
<Los sellos de rodillo, primeras miniaturas conmemorativas de la Antigüedad, son testimonios fehacientes de una remota visita de los dioses, venidos del cosmos. Hasta ahora no se ha ofrecido una explicación aceptable de los motivos representados, a menos que se tome en serio el manido tópico de "figuras mitológicas". Entre otras cosas, llaman sobre todo la atención diversos temas relacionados con el espacio: sistemas planetarios, esferas aladas, figuras flotantes y artefactos de aspecto "técnico". (p.29)



Sello de rodillo de los sumerios, detalle (p.29)


Sello de rodillo de los sumerios con dioses y símbolos, y con escritura cuneiforme (p.29)


Sello de rodillo de los sumerios con dioses diversos (p.30)


Sello de rodillo de los sumerios lleno de símbolos (p.30)


Sello de rodillo de los sumerios con dioses y animales alados, y con escritura cuneiforme (p.30)


Sello de rodillo de los sumerios con dos personas con cascos y el planeta alado en la mitad encima (p.30)


Y sobre los últimos sellos de rodillo de los sumerios Däniken indica:
Podría componerse fácilmente un libro de sumo interés sólo con las imágenes que decoran los sellos sumerios de rodillo. En estas pocas páginas puedo únicamente dar a mis lectores una idea sucinta de la fascinante homogeneidad de los motivos. ¡Ojalá a algún profesor de bioquímica se le ocurriera la originalidad de sugerir a uno de sus estudiantes con iguales conocimientos técnicos el tema de los sellos de rodillo como materia de tesis! (p.36)


Sello de rodillo de los sumerios con leones alados con penes grandes hablando con el globo alado con el dios Anu (p.34)


Sello de rodillo de los sumerios con dos dioses con un árbol central


Sello de rodillo de los sumerios con un dios con cabeza de caballo y con leones o perros alados a sus dos lados (p.35)


Sello de rodillo de los sumerios con dioses con cascos y con colas (p.35)


Sello de rodillo de los sumerios con un dios a caballo, una diosa caminando, más animales y los símbolos tradicionales

-- el Sol (Shamash),
-- el Globo Alado (el Duodécimo Planeta, la morada de Anu),
-- la Luna creciente y
-- un símbolo consistente en una serie de puntos


Sello de rodillo de los sumerios con dos dioses como hombres, un perro gigante y un caballo a dos (p.36)


Sello de rodillo de los sumerios con dos dioses como hombres y animales (p.36)


Sello de rodillo de los sumerios con un dios como hombre y dios dioses mitad león mitad hombre con alas (p.36).


Sello de rodillo de los sumerios con tres dioses como hombres gigantes (p.36)


Sello de rodillo de los sumerios con dioses mitad caballo mitad hombre cada uno con 4 alas (p.36)


Sello de rodillo de los sumerios con un dios grande, con un avión con figuras, con el sol y el símbolo de 7 puntos (p.37)

Däniken indica:
Dioses en una "máquina voladora" sobre el Árbol de la Vida y la media luna. No se ha dado ninguna explicación convincente de los objetos a modo de cohetes y de las esferas flotantes, que aparecen en la parte izquierda del grabado (p.37).


Sello de rodillo de los sumerios con dioses y una hélice (p.37)

Däniken indica:
<Dioses mitológicos con alas. Arriba, un aparato volador con esferas. ¿De dónde sacaron los artistas inspiración para estos motivos? (Museo Británico, Londres)> (p.37).
[Probablemente eso es otra hélice de ADN].

Los mitos sumerios nos hablan de dioses que recorrieron el cielo en barcas y naves de fuego, bajaron a la Tierra y fecundaron a nuestros antepasados, para regresar después a las estrellas. La misma tradición sumeria afirma que los dioses trajeron a nuestro mundo la escritura y enseñaron a los hombres a trabajar el metal.


Utu, dios del sol, Inanna, diosa de Venus, y Enlil, dios del aire, vinieron del cosmos. Enlil violó a la doncella terrestre Meslamtaea, introduciendo en ella a la fuerza el semen divino. No todos los dioses se comportaron en las leyendas como caballeros... (p.24)


Los inteligentes sumerios

Todas las fechas referentes a la historia del pueblo sumerio son inciertas, con márgenes de error que pueden llegar a centenares de años. Los sumerios emigraron probablemente del Asia central a Mesopotamia hacía 3300 a.d.C. Por entonces, cuando aún Europa dormitaba en el neolítico, surgió en el seno de la civilización sumeria la escritura. Es posible que, para administrar convenientemente los bienes de sus templos, necesitaran de expedientes sellados y registros de cuentas. Con la invención del torno manual de alfarero vino el desarrollo de la cerámica, y la técnica de perforar la piedra trajo consigo la aparición y comercio de armas.


Hacia el año 3000 a.d.C. la inteligencia de los sumerios fructificó en un nuevo arte: la fabricación de sellos de rodillo. Éstos eran una especie de matasellos cilíndricos de uno a seis centímetros de largo que, por su gran valor, pendían de una cadena sujetos al cuello de sus propietarios. Con dichos cilindros se estampaban motivos pictóricos sobre vasijas de barro, se sellaban documentos o se rubricaban los recibos de los impuestos pagados en los templos que servían de oficinas de recaudación en aquel tiempo. Los sellos de rodillo eran siempre trabajados con arte; en los más antiguos de los hallados aparecen figuras y símbolos mitológicos. Hombres pájaro, animales fabulosos y esferas celestes constituyen los motivos predominantes.


¿Dibujos abstractos? - "no posible"
Se ha dicho que tales imágenes no son otra cosa que abstracciones. Yo me pregunto cómo es posible que los sumerios iniciaran su arte con abstracciones, siendo así que la abstracción se considera como una etapa superior en toda actividad artística.


El dios Shamash / Utu


El dios gigante Shamash / Utu, relieve 


Vemos al dios Shamash (es también llamado Utu, dios del sol [web01]) representado en forma humana, con teas [velas grandes] encendidas sobre su espalda y sosteniendo en la mano un extraño objeto; ante él brilla una estrella de la que parte hacia abajo (¿hacia la Tierra?) una línea recta. Shamash se apoya con un pie sobre una nube, mientras que el otro descansa sobre una montaña; lo enmarcan dos curiosas columnas sobre las cuales vemos unos animales pequeños en actitud como de guardia. 

En el Museo Británico de Londres se conserva uno de estos sellos de rodillo, al que se bautizó con el nombre de "La tentación". Dos personajes vestidos aparecen sentados el uno frente al otro, y a uno de ellos le salen de la cabeza unos cuernos en forma de antenas; en medio de ambos crece un árbol estilizado, con sus ramas, y al pie del tronco se retuerce una serpiente. ¿Por qué llamarlo "La tentación"? ¿Acaso los que le dieron este nombre pensaban en la tentación del Paraíso? ¡Pero este sello resulta ser mucho más antiguo que el Génesis de Moisés! Yo me atrevo a ver en él otro tipo de "caída": un dios (astronauta) imparte (p.26) conocimientos a su discípulo. ¿No le estará tal vez explicando el modo en que puede ponerse en contacto con él, siempre que lo desee, merced a antenas de alta frecuencia?

<Este es el comienzo de su obra. Ahora ya nada les será imposible de cuanto proyecten hacer.> (Génesis 11,6)
 



 1952: bomba de hidrógeno con ciencia secreta - ciencia genética en el futuro también va a ser secreta - un virus puede ser la arma

Hasta que en noviembre de 1952 los EE.UU. hicieron estallar la primera bomba de hidrógeno en la zona de las islas Marshall, los descubridores de dicha arma nuclear trabajaron cercados por alambradas y bajo el más estricto secreto. Así trabajan hoy también genetistas y biólogos en sus laboratorios para investigar los factores que intervienen en la herencia biológica, pues la bomba de hidrógeno del futuro se llama "código genético". Un virus cultivado artificialmente y esparcido en la atmósfera por una organización anárquico-criminal podría significar el fin de la humanidad.


Fantasía de la luna de 1969

Cuando en 1969 los astronautas del primer viaje lunar regresaron a la Tierra, pasaron tres semanas en cuarentena: se temía una posible transmisión de virus extraterrestres contra los que el organismo humano pudiera estar sin defensa.


[Los "astronautas" solo fueron paracaidistas porque no es posible ir a la luna, pero fue un teatro 3 semanas en una cuarentena].


En la actualidad, sin embargo, ya se están produciendo virus sintéticos.


Los virus sintéticos

Producen vida nueva con un virus en 1967 - producen un gen en 1970

En 1965, el profesor Sol Spiegelmann de la universidad de Illinois [en los "EUA"] consiguió aislar el virus llamado Phi-Beta, resultado imposible de obtener en la naturaleza, ya que el virus natural se reproduce ininterrumpidamente. En 1967, unos científicos de la universidad de Stanford en Palo Alto, California, lograron sintetizar el núcleo biológicamente activo de un virus. Conforme al modelo genético de la especie vírica Phi X 174, montaron a base de nucleótidos una de esas moléculas gigantes que intervienen en todo fenómeno vital: ADN (ácido desoxirribonucleico). 


Los hombres de Palo Alto injertaron núcleos sintéticos de virus en células-huéspedes: los virus artificiales se desarrollaron allí con toda normalidad, obligando a sus huéspedes a producir millones de nuevos virus. Entre tanto, el profesor Arthur Kornberg, premio Nobel, conseguía descifrar, entre millares de combinaciones, el código genético del virus Phi X 174. En los laboratorios de California se había podido "fabricar" vida.

Según la definición clásica, sin embargo, un virus no es un "ser vivo", al faltarle las características esenciales de la vida: transformación de materia y energía, es decir, un desarrollo. Un virus no come ni expulsa nada. Es un mero parásito que se multiplica en otras células por reproducción. Así pues, podemos respirar tranquilos: el hombre no ha logrado crear vida. ¡Gran error! En mayo de 1970, Har Gobind Khorana de la universidad de Wisconsin, asimismo titular del premio Nobel (p.31),
comunicó a la Federación de Federation of American Societies for Experimental Biology ["Asociación Americana para Biológica experimental"] que le había sido posible producir un GEN (elemento informador de la herencia biológica). Su colega Salvador E. Luria declaraba:

<Al menos teóricamente, el hombre hecho a medida se ha convertido en una realidad antes de lo que habíamos pensado.> 


¿Llegaremos algún día en la práctica a fabricar hombres a medida?

Desde mediados del siglo XIX sabemos que la célula es portadora de todas las funciones vitales. Las células se reproducen a miles de millones por división; cada una de ellas es un elemento constitutivo de la estructura total del organismo. Si se quisiera modificar éste, habría que comenzar por sus unidades más simples, las células. De aquí precisamente han partido todos los grandes descubrimientos biológicos de nuestro tiempo; sólo con la ayuda del microscopio electrónico ha podido el hombre por fin asomarse al mundo maravilloso de la célula. Se ha descubierto que a cada especie de ser viviente corresponde un número y forma constante de cromosomas: éstos son componentes del núcleo celular, que lo colorean. Los genes contenidos en los cromosomas se hallan programados para transmitir determinados caracteres hereditarios. Pero, ¿de qué está hecho un gen?


El hombre programado

James D. Watson, Francis H. C. Crick y Maurice H.F. Wilkins recibieron el premio Nobel, en 1962, por haber encontrado la respuesta a dicha pregunta. Estos tres hombres demostraron que dentro de cada gen las moléculas adoptan la forma de una doble espiral, conocida ya universalmente por el nombre de "doble hélice". 


La doble hélice del ADN se compone de moléculas de azúcar y ácido fosfórico; a la estructura de la molécula de azúcar pertenecen también (p.32) las cuatro bases llamadas adenina, guanina, citosina y timina. Watson y sus colaboradores observaron que el orden de estas cuatro bases en el ADN es fijo, pues las moléculas de azúcar y ácido fosfórico se desarrollan a partir de dichas bases conforme a un patrón ya establecido. Este orden fijo, pero variable según los organismos, determina a su vez la disposición de los 20 o hasta 30 aminoácidos existentes en una molécula proteínica. De aquí se deduce, pues, lógicamente, que para modificar la estructura de un ser vivo debería también variarse el orden de las bases en el ADN. 

Esta conclusión teórica es fácil de sacar, pero su aplicación práctica resulta increíblemente ardua. Una macromolécula ADN (un factor hereditario contenido en el gen) consta de muchos miles de nucleótidos. (Un nucleótido se compone de una de las cuatro bases mencionadas junto con moléculas de azúcar y ácido fosfórico). En un solo gameto o célula germinativa se contienen unos mil millones de bases de nucleótidos emparejadas y repartidas entre 46 cromosomas. Dado el infinito número de posibilidades de combinación, parece casi imposible poder llegar primero a descifrar y luego a modificar las informaciones (tocantes a la herencia) programadas en el gen.

A pesar de todo, estoy convencido de que los especialistas en genética molecular, que trabajan hoy con el mismo ahínco con que antes lo hicieran los descubridores de la bomba de hidrógeno, lograrán en los próximos años descifrar el código genético de los organismos más sencillos y podrán, en consecuencia, modificarlos. El profesor Marshall W. Nirenberg, del National Institute of Health ["Instituto Nacional de Salud"], que contribuyó decisivamente al descubrimiento del código genético, tiene la seguridad de que en los próximos veinte años será ya posible programar células con informaciones genéticas prefabricadas. 


Una vez dado el primer paso, a saber, la modificación de organismos simples, no tardará en darse el segundo, que consistirá en introducir cambios genéticos en seres vivos de gran complejidad, como el hombre. No en vano vivimos hoy en la era de los ordenadores electrónicos, capaces de ayudar a los científicos a resolver en un tiempo mínimo los millones y millones de operaciones resultantes de la riqueza combinativa del código genético.

¿Fueron los extraterrestres que han dado la inteligencia al hombre manipulándolo genéticamente?

Pero, ¿qué tiene que ver esta breve y rápida incursión en el campo de la genética molecular con mi libro? Mucho, muchísimo. Quisiera que el lector llegase a comprender la relación que existe entre mi punto de vista y lo que acabamos de exponer: la modificación de los factores hereditarios será un día (¡también en nosotros mismos!) realidad, como ya lo han demostrado las antedichas investigaciones en genética fundamental. 


¿Qué se opone entonces a la posibilidad de que una inteligencia extraterrestre - dueña de la técnica (p.33) de los viajes espaciales y con miles de años de investigaciones por delante de nosotros - nos aventajara proporcionalmente también en el dominio de la genética molecular? Con esto pretendo, entre otras cosas, hacer frente a la presuntuosa opinión de que el hombre (terrestre) es la cumbre y remate de la creación. Suponiendo, por el contrario, que cosmonautas extraños a nosotros hubieran poseído ya de antiguo esos conocimientos que nuestra civilización apenas empieza ahora a vislumbrar, nada tendría de sorprendente la hipótesis de que el código genético de nuestros antepasados haya podido ser manipulado para convertirlos en seres inteligentes.

Concedo que AÚN es sólo especulación mía esta idea de que los euhomínidos fueron transformados en hombres inteligentes merced a una mutación artificial de su código genético. Los nuevos seres así manipulados se convirtieron DE REPENTE, fuera por lo tanto del contexto del acto creador, en inteligentes, conscientes de sí mismos, con una memoria retentiva y un sentido de la artesanía y la técnica.


¿Por qué hay formas como hélices genéticas en los sellos de los sumerios?


Palo con serpientes (hélice de ADN) con dioses aladas en jarrones de los sumerios del tiempo de Gudea de Lagash

Los sellos sumerios de rodillo que representan el Árbol de la Vida se nos ofrecen entonces bajo un nuevo aspecto: ¿no nos recuerdan de alguna manera más o menos lejana la doble hélice? (p.34)

¿Qué ocurriría exactamente en un planeta, ignorante de todo progreso técnico, sobre el que viniera a aterrizar una nave espacial? ¿Cómo se comportarían lugareños o soldados ante tan formidable aparición? ¿Cuál sería la reacción de sacerdotes, escritores, reyes o cualesquiera miembros de la aristocracia intelectual de dicho planeta?


Algo prodigioso ha sucedido. Los cielos se abrieron. En medio de un estruendo espantoso unos seres extraños descendían dentro de una morada resplandeciente que se deslizaba sobre una especie de rayo de fuego: eran dioses, sin duda. Estupefactos y temerosos, los "nativos", al abrigo de un seguro refugio, contemplaban a los recién llegados que se movían con dificultad dentro de sus pesadas indumentarias. Los habitantes de este planeta sólo conocen la luz que alumbra sus propios hogares, la que despiden las lámparas de aceite o las antorchas. Y aquí, ante sus ojos cegados por el nuevo resplandor, la noche se torna más clara que el día: los extranjeros disponen a su antojo de soles divinos (los cosmonautas instalan un grupo de focos).


Ven también cómo estos seres provocan estallidos que agrietan la tierra, señal inequívoca de su dominio de fuerzas reservadas a los dioses (se trata de una ordinaria explosión experimental para investigar las posibles riquezas del subsuelo). luego los intrusos comienzan a lanzar rayos a su alrededor (operan con rayos láser). Ahora los atónitos espectadores apenas pueden dar crédito a lo que contemplan sus ojos: ante ellos, con estrépito ensordecedor, se eleva una auténtica nave celeste que lo mismo se desliza sobre la superficie de las aguas que se yergue sobre las cumbres de las montañas o desaparece entre las nubes (se ha puesto en marcha un helicóptero).


Al propio tiempo oyen una voz poderosa y profunda, la voz de un dios cuyos ecos resuenan hasta perderse en la lejanía (es el comandante que transmite sus órdenes por altavoces). Éstas son las impresiones que tal espectáculo provoca en los habitantes de ese planeta adonde aún no han llegado los progresos de la técnica. naturalmente, relatan a sus hijos y a sus descendientes lo que vieron. naturalmente también, lo plasman y narran en sus inscripciones, no sin adornar los hechos con arabescos y símbolos religiosos. Transcurren milenios. Hombres de ciencia encuentran e interpretan dichos escritos. No comprenden los acontecimientos que se narran en ellos: soles divinos, rayos que levantan la tierra, naves celestes... 


¿Todo solo deberían ser "alucinaciones"?

Nuestros antepasados debieron sufrir alucinaciones, sin duda fueron víctimas de algún extraño desvarío que les hizo ver visiones sin sentido, puesto que no puede ser lo que no DEBE ser, y como a pesar de todo los relatos han de ordenarse sistemática y coherentemente, los especialistas no vacilan en recurrir a las más osadas fantasías para hacer (p.38)
que estas incómodas "apariciones" resulten por lo menos algo plausibles, de modo que el mundo pueda "creer" en ellas. 


Es preciso apelar a religiones, cultos extraños, ideogramas, etc., o incluso inventarlos AD HOC, cuando los datos disponibles no encajan en ningún número de nuestro catálogo. Y cuando por fin los antiguos textos se ajustan a estas teorías "científicas", se nos obliga a creer dogmáticamente en la "interpretación". Toda duda es herejía. Como colofón a este método añadiría yo: "¡Prohibido terminantemente pensar!" (p.39)

Chat gratis