miércoles, 19 de septiembre de 2012

Дыхание Вселенной. Bernward Koch. 
Aliento del Universo.

Медитация-мандала"Танец жизни" 
Meditación Mandala "Danza de la Vida"

Медитация- Мандала "Радость-Любовь" 
Meditación Mandala "Alegría del amor"

Ovni Ufo Australia abril 2012

Extraño objeto se oculta en las nubes - Octavio Fernandez

LALIBELA
La Jerusalén de África




Lalibela es un pequeño pueblo rural asentado a 2.600 m de altitud en las onduladas estribaciones del monte Abuna Joseph, región de Lasta (estado de Amhara), en el centro-norte de Etiopía. Según la Agencia Central de Estadística de Etiopía, su población en 2005 era de 14.668 habitantes, de los que la mayoría profesaba el credo cristiano ortodoxo etíope.

Centro religioso con una nutrida comunidad monástica, Lalibela es la segunda ciudad santa del país después de Axum. Es asimismo una importante meta de peregrinaje y un lugar muy venerado por los fieles nativos.




 

Su nombre primitivo era Roha. Fue rebautizado como Lalibela en honor a su monarca Gebre Meskal Lalibela, el más ilustre rey de la dinastía zagüe (o zagwe), de la que la ciudad de Roha fue capital durante 300 años. Según la tradición, este emperador (rey de reyes) impulsó la creación de las once iglesias monolíticas que han hecho famoso al lugar. 

  Gebre Maskal Lalibela (1172-1212), personaje canonizado por la Iglesia Etíope, había nacido en Roha, siendo el benjamín de la familia reinante. Al poco tiempo de nacer, un enjambre de abejas se posó en su cuna, lo que suponía un claro augurio sobre el futuro glorioso a que estaba destinado. Nunca tan pocas sílabas tuvieron tanto sentido: Lalibela quiere decir en la lengua de los zagües 'las abejas reconocen su soberanía'.

La historia, como es habitual en Etiopía, se entreteje con la leyenda cuando relata que Dios ordenó al rey construir diez iglesias monolíticas, proporcionándole instrucciones detalladas sobre su estructura arquitectónica e incluso sus colores, así como se dice que fue ayudado por los ángeles en su construcción.


Cuentan también que Lalibela, cuando era muchacho, fue envenenado por su hermanastro, que era a la sazón el rey y temía que le disputara el trono. Lalibela cayó en un coma de tres días durante los cuales fue llevado al cielo, donde tuvo una visión de una ciudad enteramente esculpida en roca que le inspiró el proyecto.

Etiopía rupestre


  Las iglesias de Lalibela están divididas en dos grupos de cinco (a excepción de Bet Giorgis, que fue esculpida aislada), las de cada grupo conectadas entre sí por un laberinto de túneles y desfiladeros, y provistas de un sistema de canales de evacuación de aguas, murallas, fosos y trincheras, todos ellos rupestres, así como de pasadizos destinados a procesiones rituales. 

   Los dos grupos de iglesias están esculpidos en dos promontorios rocosos diferentes, separados por un profundo barranco horadado por un torrente semiseco al que llaman río Jordán. En su cauce se levanta una cruz monolítica labrada en una roca de la orilla, que marca el punto de partida del recorrido ritual por las iglesias de Lalibela.


   El grupo a un lado del Jordán representa la Jerusalén terrenal, mientras que el del otro lado simboliza la Jerusalén celestial, la ciudad de oro y joyas que resplandece en el cielo 
'como jaspe cristalino' de la que habla el Apocalipsis (21: 11).

   Las once iglesias de Lalibela constituyen metafóricamente las estaciones de una peregrinación a Jerusalén, una especie de via-crucis que conduce al devoto de la casa de Belén al pretorio de Pilatos, y de aquí al Gólgota. No falta tampoco la tumba de Adán, el huerto de Getsemaní, la colina del Calvario y, en las cercanías, el monte Tabor.




   El mismo territorio de Lalibela es denominado por los nativos 'Tierra Santa'. En una de sus colinas se replantaron siete olivos traídos del Monte de los Olivos de Jerusalén.


   También los nombres de las iglesias contienen reminiscencias judías: Beth significa 'casa' en hebreo. Así, la iglesia llamada Bet Lehem (= Belén) se podría traducir como 'Casa del Pan Bendito'.


   Lalibela atrae a miles de peregrinos en las fechas de sus más importantes celebraciones religiosas (Año Nuevo, Meskal, Navidad, Epifanía). El complejo está atendido por más de mil sacerdotes de la iglesia ortodoxa tewahedo.


   Inmersa en un hermoso entorno natural, que ya quisiera para sí la Jerusalén de la reseca Palestina, la arquitectura popular de Lalibela se caracteriza por el tukul, vivienda de planta circular muy común en África, que en esta región se compone de dos pisos con una escalera externa, rematada por un tejado cónico de paja. Desgraciadamente, este tipo de vivienda está en proceso de desaparición.


   El pueblo de Lalibela es también un centro de mercado para los campesinos amáricos de la región. 



Lalibela (Etiopía). Iglesia Bet Mariam. Ventanas cruciformes

Lalibela es un pueblo en el corazón de Etiopía que constituye uno de los más importantes centros religiosos de la cristiandad etíope y es desde hace siglos una concurrida meta de peregrinaciones. Lalibela esconde en sus entrañas un tesoro arquitectónico que ha sido calificado por la Unesco como Patrimonio de la Humanidad: un excepcional conjunto de iglesias y edificios rupestres monolíticos, esculpidos –que no construidos– en su subsuelo rocoso con el propósito de crear en África una nueva Jerusalén.

Estas iglesias no son fósiles arqueológicos sino instituciones vivas, que mantienen vivo el culto hasta el día de hoy. Quienes las visiten pueden asistir a ceremonias religiosas en un ambiente propio de otros tiempos, y conocer algunas de las curiosas peculiaridades del cristianismo ortodoxo etíope, la mayor en número de fieles de las iglesias independientes orientales.


Lalibela (Etiopía). Iglesia Bet Mercurios. Cruz luminosa

La cruz, emblema de Cristo y símbolo supremo del cristianismo, es ubicua en Lalibela, por no decir en toda Etiopía. Hace su aparición en las plantas de las iglesias, en las bóvedas, en los pilares, en las cisternas bautismales, en las puertas y ventanas, en los rayos de sol que se filtran por las ventanas cruciformes e iluminan el suelo alfombrado de los templos salpicándolos de cruces de luz. 



Lalibela (Etiopía). Cruz rupestre en el río Jordán

Los dos grupos de iglesias rupestres de Lalibela están esculpidos en dos promontorios rocosos diferentes, separados por un profundo barranco horadado por un torrente semiseco al que llaman río Jordán. En su cauce se levanta una cruz monolítica labrada en una roca de la orilla, que marca el punto de partida del recorrido ritual por las iglesias de Lalibela.

El grupo a un lado del Jordán representa la Jerusalén terrenal, mientras que el del otro lado simboliza la Jerusalén celestial, la ciudad de oro y joyas que resplandece en el cielo 'como jaspe cristalino' de la que habla el Apocalipsis (21: 11). 




Las iglesias rupestres de Lalibela fueron excavadas en la masa rocosa de la montaña, íntegramente bajo el nivel del suelo, con una variedad de formas muy diferentes. Se dice que Lalibela es una especie de antología de los estilos de iglesias que existían en Etiopía en esa época (coincidente con el románico y principios del gótico europeo).

Se cavaban de arriba abajo profundas hondonadas en forma de rectángulo, aislando en el centro un bloque sólido de roca, que era luego tallado por el exterior y el interior para dar forma a la iglesia. Ésta quedaba como enclaustrada dentro de un profundo patio, en cuyas paredes circundantes se horadaban a su vez grutas que servían de tumbas o de celdas para monjes, muchas de las cuales están todavía en uso.


El tejado de la iglesia Bet Giorgis está ornado con tres cruces griegas inscritas unas en otras que, amén de su función decorativa, componen un sistema de caños y canaletas que drenan las aguas.
Quizá gracias a ello, y a la mayor resistencia de la roca, se debe el que esta iglesia sea la mejor conservada entre las de Lalibela. Lo cierto es que es la única que no ha necesitado ser protegida con una cubierta moderna.




Bet Giorgis es un monumento de gran esbeltez, de unos 12 m de altura (o profundidad), que se yergue sobre una plataforma escalonada, aislado en medio de un patio cerrado al que se accede por estrechos túneles excavados en la roca.



La forma de cruz griega configura doce fachadas para el edificio. En las que miran al sur se abren las tres puertas.
Una serie de bandas molduradas horizontales circunda todas las fachadas y las divide visualmente en diferentes niveles. Estas bandas tienen el efecto de camuflar una peculiaridad estructural del edificio: el grosor variable de los muros, que va creciendo de arriba abajo.




Las ventanas rectangulares del nivel inferior son ciegas y de marco axumita, con sus cabezas de viga esquineras. Las ventanas del nivel superior, de arco axumita 'conopial' rematado de adornos florales, son, junto a las muy similares de Bet Gólgota , las más ornamentadas de Lalibela.



La iglesia Bet Giorgis, con sus armoniosas proporciones y su preciosismo decorativo, está considerada como la obra maestra de la arquitectura rupestre de Lalibela, y es el monumento más emblemático y reproducido de la localidad.




Lalibela (Etiopía). Iglesia Bet Giorgis. Entrada e interior

Una escalera de siete peldaños conduce a la puerta principal. La planta de la iglesia, en forma de cruz griega de brazos iguales, está correctamente orientada, con la puerta al oeste y el Santo de los Santos al este.
El interior, angosto y de gran altura, carece de pilares, sustituidos por pilastras con ménsulas que emergen de los mismos muros. Sostienen los cuatro arcos que separan el espacio central de los cuatro brazos laterales de la planta cruciforme. 

Una sencillas molduras corren a lo largo de los muros, en correspondencia con las bandas horizontales externas.



Lalibela (Etiopía). Iglesia Bet Giorgis. Patio

En las paredes del patio se abren pequeñas celdas redondeadas para uso de monjes y peregrinos, y asimismo algunos nichos funerarios donde aún reposan cadáveres.


Lalibela (Etiopía). Tumba de Adán

Entrando al recinto noroeste por la puerta occidental, el visitante ha de recorrer un estrecho y profundo desfiladero artificial de 25 m de largo, al fondo del cual se topará con la 'Tumba de Adán'. Llaman así a un monolito prismático de 5 m de alto, ahuecado en su interior, con una escalera de siete peldaños que lleva a la puerta, y una ventana en la parte superior en forma de cruz foliada.

La interpretación más aceptada es la de que fue esculpido como una especie de introducción al complejo de iglesias, ya que Cristo es el nuevo Adán, y la cruz de Cristo fue plantada sobre la tumba de Adán.


Lalibela (Etiopía). Iglesia Bet Giorgis. Sacerdotes

El complejo de iglesias rupestres de Lalibela está atendido por más de mil sacerdotes de la religión ortodoxa tewahedo.


Lalibela (Etiopía). Iglesia Bet Mariam

Aunque no se sabe con exactitud en qué época fueron esculpidas estas iglesias, probablemente lo fueron a lo largo de un dilatado periodo de tiempo, comenzando hacia 1187, año en que los musulmanes al mando de Saladino tomaron Jerusalén, abortando las peregrinaciones a Tierra Santa. 

La tradición afirma que fue el rey Lalibela quien mandó tallar (a principios del siglo XIII) estas estructuras, con el propósito de crear un lugar sagrado y de alto valor simbólico.


Lalibela (Etiopía). Iglesia Bet Gólgota. Relieve de santo

Como hecho insólito, las paredes de la iglesia Bet Gólgota exhiben relieves figurativos. Representan a siete santos, en pie y de tamaño mayor que el natural, enmarcados en nichos arcados. 

Se desconoce la identidad de estos santos. Uno de ellos lleva un turbante , pero la inscripción que lo identifica como Qirqos (San Ciriaco, mártir del siglo IV) ha sido puesta en duda por los investigadores. Se conjetura que podría ser, en base a las ricas vestimentas con que va ataviado, el abuna que financió la realización del complejo, o quizá el mismo Patriarca de Alejandría.


Lalibela (Etiopía). Iglesia Bet Medhane Alem

La iconografía de la Iglesia Ortodoxa Etíope difiere en no pocas ocasiones de la católica. Por ejemplo, la Trinidad (Selassie) es representada como un trío de venerables ancianos de luengas barbas blancas.


Lalibela (Etiopía). Iglesia Bet Gabriel-Rafael

El interior de Bet Gabriel-Rafael (llamada también 'la iglesia de los arcángeles') es de trazado muy irregular, compuesto de dos capillas con dos pilares cada una. La capilla occidental, de planta triangular, es Bet Rafael. La capilla oriental, de planta rectangular, es Bet Gabriel. Ambas se comunican por una puerta. La única decoración interna consiste en tres cruces latinas talladas en los muros.


Lalibela (Etiopía). Iglesia Bet Abba Libanos. Sacerdote

Dice la leyenda que las obras de excavación de las iglesias de Lalibela se llevaron a cabo a gran velocidad, pues los ángeles ayudaban a los hombres durante el día, y por la noche duplicaban la cantidad de trabajo realizada por los obreros en las horas diurnas.
La iglesia de Bet Abba Libanos (en la foto) habría sido terminada en una sola noche.



Lalibela (Etiopía). Iglesia Bet Mercurios. Interior

Esta iglesia no tiene una planta convencional (es un triángulo irregular), ni está orientada de este a oeste como las demás, por lo que se estima que no fue en origen un edificio religioso. Tal vez fue una residencia real, o una sala de banquetes, o algún tipo de edificio público importante.

Posee una zona más elevada, donde se cree podría estar ubicado el palacio del rey Lalibela. El sector que se utiliza hoy como iglesia ocupa el extremo oriental de una sala subterránea que se abre a un patio.


Lalibela (Etiopía). Iglesia Bet Gólgota. Interior

Por una norma de antiguo cumplimiento y aún vigente, no se permite a las mujeres entrar en esta iglesia.
Perforada en un muro de Bet Gólgota, detrás de una cortina, se abre una puerta que da a una capilla, llamada Selassie (= 'Trinidad'), que muy pocas personas en la historia han podido visitar. Es el lugar más sagrado de Lalibela.



Lalibela (Etiopía). Iglesia Bet Danaghel. Sacerdote leyendo

En el libro se puede distinguir una ilustración con la efigie del rey Lalibela, que fue canonizado por la Iglesia Etíope en el siglo XV.


Lalibela (Etiopía). Sacerdote

Las once iglesias de Lalibela, con sus capillas y dependencias adyacentes, pasillos de interconexión, murallas y fosos fueron cinceladas en una roca de origen volcánico y color rojizo. 

Todos sus elementos arquitectónicos, puertas, ventanas, columnas, bóvedas, suelos y techos, exteriores e interiores, forman parte de una sola y única roca, una gigantesca escultura cincelada en un monolito. 

No será preciso subrayar que todas las columnas y bóvedas mencionadas son estructuralmente innecesarias, como ocurre siempre en la arquitectura rupestre, pues no soportan nada, no contrarrestan ningún empuje de las masas en juego. Si se suprimieran de un plumazo, los techos seguirían sustentándose de igual manera, pues son parte integrante de un todo monolítico.


Lalibela (Etiopía). Iglesia Bet Debre Sina. Acceso

La iglesia Bet Debre Sina ('Casa del Monte Sinaí') forma un conjunto unitario con Bet Gólgota y la Capilla Selassie, simbolizando la unión entre la Ley dada a Moisés en el monte Sinaí (Antiguo Testamento) y la Ley de Cristo, que fue crucificado en el monte Gólgota (Nuevo Testamento).


Lalibela (Etiopía). Dabtara con mekuania

Los dabtaras son clérigos seglares, encargados de los cánticos y danzas –imprescindibles en la liturgia de la misa y los festivales religiosos–, así como de la enseñanza y administración de las escuelas.

Curas, monjes y dabtaras suelen portar mekuanias, largos bastones ceremoniales con una empuñadura metálica en forma de T.


Lalibela (Etiopía). Entorno natural


Lalibela (Etiopía). Murallas rupestres

Las iglesias etíopes están siempre circundadas, junto a sus capillas auxiliares, bibliotecas y demás dependencias anexas, por una muralla de piedra que encierra el recinto sacro en su conjunto. En el caso de Lalibela, las murallas son rupestres, esculpidas en la roca madre.



Lalibela (Etiopía). Corredor

Las iglesias rupestres de Lalibela están comunicadas entre sí por un intrincado laberinto de corredores, escaleras, pasadizos y pasillos subterráneos.


Lalibela (Etiopía). Puertas de celda

Cavadas en el subsuelo rocoso, las iglesias quedan como enclaustradas dentro de un profundo patio, en cuyas paredes circundantes hay horadadas a su vez grutas que servían de tumbas o de celdas para monjes, muchas de las cuales están todavía en uso.


Lalibela (Etiopía). Interior de celda con tambores kebero y mekuanias

La Biblia canónica de la Iglesia Etíope es la versión más extensa de los escritos bíblicos cristianos. 

Se basa en la versión griega de la Biblia (la Septuaginta), e incorpora además textos apócrifos como el Libro de los Jubileos (un libro del Génesis original y exclusivo de la Iglesia Tewahedo), Esdras IV, el etíope Enoch, los Paralipomina de Baruch, la Ascensión de Isaías, el Pastor de Hermas, y otros. El Credo de los Apóstoles no aparece.


Lalibela (Etiopía). Iglesia Bet Gólgota. Misa

A diferencia de lo que ocurre con el catolicismo romano, el Antiguo Testamento bíblico tiene un gran peso como fuente normativa en el cristianismo etíope.

Según el profesor S. Kaplan, de la Universidad Hebrea de Jerusalén, "no existe en ningún otro lugar del mundo una Iglesia que haya permanecido tan fiel a la letra y espíritu del Antiguo Testamento como la Iglesia Ortodoxa de Etiopía".


Lalibela (Etiopía). Iglesia Bet Mariam. Porche

Obedeciendo a preceptos bíblicos, los devotos ortodoxos etíopes distinguen entre los llamados 'estados de pureza ritual', que les permiten o no entrar en la iglesia.

Es habitual ver a fieles asistir a la misa en el exterior de los santuarios, orando de cara a sus muros o bajo sus ventanas, guardando la distancia correspondiente a su grado personal de pureza, de acuerdo con su propia conciencia.


Lalibela (Etiopía). Iglesia Bet Mariam. Misa

Esta iglesia, de dimensiones relativamente modestas (17 x 16 m, con 10 m de altura), es la más popular y concurrida de todas las de Lalibela, y su interior queda abarrotado de feligreses cuando se celebran misas y ceremonias religiosas: la figura de la Virgen María, madre de Jesucristo, despierta gran devoción entre los cristianos etíopes.




Lalibela (Etiopía). Iglesia Bet Mariam.






Lalibela (Etiopía). Iglesia Bet Debre Sina

La Iglesia Ortodoxa Etíope ha sabido mantener su propia idiosincrasia a través de los siglos, adquiriendo una personalidad única, vibrante de fuerza espiritual. 

A ello ha podido contribuir su aislamiento geográfico respecto al resto del mundo cristiano y el hecho de ser depositaria de muchos y antiguos valores profundamente enraizados en los pueblos de las altiplanicies centrales de Etiopía.


Lalibela (Etiopía). Iglesia Bet Emanuel. Entrada

Podemos ver muchas veces cómo los creyentes besan las jambas de la puerta o el suelo del umbral antes de entrar en una iglesia.


Lalibela (Etiopía). Iglesia Bet Medhane Alem. Puerta


Lalibela (Etiopía). Iglesia Bet Danaghel. Interior

De reducidas dimensiones (8 x 8 m de lado y 3,6 m de alto), tallada en la pared sur del patio de Bet Mariam, opuesta a Bet Meskal, esta iglesia se realizó en memoria de las vírgenes martirizadas bajo el emperador romano Juliano el Apóstata.

El suelo del templo, burdamente cincelado en la roca madre, está por debajo del nivel del suelo del patio. Cuatro pilares unidos por arcos de medio punto sostienen un techo plano sobre el altar. Esta iglesia se usa también como sala de cánticos.


Lalibela (Etiopía). Iglesia Bet Meskal. Fachada

Bet Meskal ('Casa de la Cruz') es una iglesia perforada en la masa rocosa de la pared norte del patio que rodea a la iglesia Bet Mariam.
Su fachada está ornada por una sucesión de lunetos semicirculares tallados en bajorrelieve. Los sacerdotes, que poseen autonomía litúrgica respecto a Bet Mariam, explican que los diez lunetos simbolizan los Diez Mandamientos.



Lalibela (Etiopía). Rincón


Corredor














Lalibela (Etiopía). Túnel inundado

El trazado general del grupo sudeste de iglesias de Lalibela es más caótico y laberíntico que el del grupo noroeste, acribillado como está por galerías y corredores subterráneos, oscuros como cuevas, que a veces quedan inundados.
El recinto dispone asimismo de una muralla rupestre perimetral con profundos fosos que se llenan de agua en la época de lluvias.



Lalibela (Etiopía). El 'camino al cielo'



El tejado de la iglesia Bet Gabriel-Rafael ha sido considerado tradicionalmente como un símbolo del cielo.
Un estrecho y empinado tramo de muralla conduce entre dos precipicios al tejado. Se dice que es el 'camino al cielo'.



Lalibela (Etiopía). Poblado de tukuls

Inmersa en un hermoso entorno natural, que ya quisiera para sí la Jerusalén de la reseca Palestina, la arquitectura popular de Lalibela se caracteriza por el tukul, vivienda de planta circular muy común en África, que en esta región se compone de dos pisos con una escalera externa, rematada por un tejado cónico de paja.
Desgraciadamente, este tipo de vivienda está en proceso de desaparición.



Lalibela (Etiopía). Atrio de la iglesia Bet Mariam

Desde el complejo Debre Sina-Gólgota-Selassie, tras caminar por un estrecho corredor de 50 m de largo terminado en una escalera, se llega por un pasadizo a un atrio con un campanario y dos puertas por las que se accede al patio de Bet Mariam.


Lalibela (Etiopía). Iglesia Bet Mariam

Ubicada en el centro de un amplio y profundo patio trapezoidal vaciado en la roca, provisto de tres cisternas de planta en forma de cruz, Bet Mariam es un símbolo del huerto de Getsemaní. 

La iglesia es de planta rectangular, elevada sobre un pedestal, con tejado a dos aguas muy erosionado por las lluvias. Sus fachadas están perforadas por ventanas cruciformes en celosía, exhibiendo un extenso repertorio de tipos de cruces: latinas, griegas, gamadas...


Lalibela (Etiopía). Iglesia Bet Mariam vista desde el campanario


Lalibela (Etiopía). Iglesia Bet Mariam. Relieve de fachada

Encima del porche occidental de Bet Mariam sobresale de la pared un bajorrelieve con dos figuras ecuestres cazando animales, entre los que se pueden identificar un gran pájaro, un león alado y un reptil parecido a un cocodrilo; hay quienes dicen que el jinete de la derecha es San Jorge combatiendo al dragón, un motivo muy popular en la iconografía cristiana etíope.




Lalibela (Etiopía). Iglesia Bet Mariam. Interior

Algunos de estos relieves son semejantes a los que se pueden encontrar en los recintos Mayas.


Lalibela (Etiopía). Iglesia Bet Mariam. Decoración del interior

Bet Mariam posee un interior dividido en tres naves por dos series de arcadas sobre cinco pilares, profusamente decorado de relieves geométricos y figurativos, y de pinturas, tanto en murales al fresco como en lienzos. Los arcos conectan todos los pilares, tanto transversal como longitudinalmente.
Por encima de las arcadas de la nave central corre un friso de ventanas ciegas rectangulares de marco axumita con sus características cabezas de viga salientes, en algunas de las cuales hay pintadas figuras de personajes que parecen asomarse a las ventanas.



Lalibela (Etiopía). Iglesia Bet Mariam. Detalle de arco


Lalibela (Etiopía). Iglesia Bet Medhane Alem

Esta es la iglesia más grande de Lalibela, con 34 x 24 m de planta, 11 m de altura, y 2 m de grosor máximo de muros. De hecho, está considerada como la iglesia rupestre más grande del mundo. Simboliza la tienda de la Alianza, y se cree que es una réplica en roca de la desaparecida catedral paleocristiana de Santa María de Sión en Axum, que albergaba el Arca de la Alianza.

La masa del edificio está ritmada por un peristilo de pilares cuadrangulares que, junto al tejado a dos aguas, le confiere un aspecto que recuerda lejanamente a los templos clásicos griegos. Sólo los pilares del lado oriental son los originales rupestres; los restantes, desaparecidos, han sido sustituidos por columnas construidas en sillares. Un friso de arquillos ciegos separa los pilares del tejado.


Lalibela (Etiopía). Iglesia Bet Medhane Alem. Fachada

Determinados rasgos estilísticos de las iglesias de Lalibela han sido heredados del arte del antiguo imperio de Axum. Por ejemplo, los vanos de muchas puertas y ventanas poseen una forma característica, consistente en un rectángulo coronado por un arco semicircular descansando sobre dos salientes prismáticos a modo de ménsulas, en un diseño que recuerda el ojo de una cerradura.

Esta morfología reproduce en hueco el perfil de la parte superior de los más altos obeliscos de Axum, que datan de los siglos III-IV d C, de poco antes de la cristianización de Etiopía. 

Las ventanas del nivel superior son de arco axumita. Las ventanas del nivel inferior muestran distintos tipos de cruces labradas en celosía. Dicen que las ventanas altas simbolizan el Antiguo Testamento (téngase en cuenta la conexión Axum-Salomón) y las bajas el Nuevo Testamento, con la omnipresencia del signo de la cruz.


Lalibela (Etiopía). Iglesia Bet Medhane Alem. 
Puerta de arco axumita


Nave lateral

El interior de Bet Medhane Alem es de planta basilical, dividido en cinco naves por medio de 30 pilares de sección cuadrangular, la nave central con bóveda de cañón y las laterales con techo plano, sin ninguna decoración escultórica o pictórica en sus paredes. El lado oeste está ocupado por una antesala o vestíbulo a modo de nártex, mientras que el Santo de los Santos, al lado este, queda semioculto tras unos muros que hacen de iconostasio.


Lalibela (Etiopía). Iglesia Bet Emanuel

Esta iglesia monolítica, esculpida en el centro de un profundo patio vaciado en la roca al que se puede acceder por una pequeña puerta ahuecada a media altura de una pared, es de planta basilical (17,5 x 11,5 m), con tres niveles de altura (11 m máximo) y tejado a dos aguas.
El edificio se levanta sobre un pedestal de tres escalones.



Lalibela (Etiopía). Iglesia Bet Emanuel

La iglesia monolítica de Bet Emanuel muestra una curiosa fachada estriada a base de bandas horizontales superpuestas, configuradas mediante ligeros entrantes y salientes, como si fueran estratos o capas. Es un intento de imitar en el monolito las formas de una tipología de iglesias cuyos muros se construían alternando hiladas de mampostería y de madera.
El modelo original de este estilo constructivo era la primitiva catedral de Santa María de Sión en Axum, el primer templo cristiano que se construyó en Etiopía (s. IV d C), erigido por el converso rey Ezana para albergar el Arca de la Alianza.


Aún subsisten no lejos de Lalibela iglesias edificadas en esta modalidad, como la de Mekina Medhane Alem y la del monasterio de Yeremhanna Kristos, consideradas como el vínculo que conecta la arquitectura 'salomónica' de Axum con la arquitectura zagüe de Lalibela.


Lalibela (Etiopía). Iglesia Bet Emanuel

Tres hileras de ventanas se abren a la altura de los tres pisos. Las de los niveles superior e inferior son rectangulares, con el típico marco axumita de cabezas de viga salientes y una cruz inscrita en el vano, mientras que las del nivel central son de arco axumita. Las siete ventanas perforadas en el nivel superior simbolizan los Siete Cielos.



Lalibela (Etiopía). Iglesia Bet Emanuel. Interior

Dividida en tres naves por dos hileras de cuatro pilares, la nave central de Bet Emanuel es abovedada y las laterales de techo plano. Las zonas del vestíbulo y del santasantórum están claramente diferenciadas por pilares más gruesos y muros de separación. El altar está coronado por una cúpula, y un doble friso de ventanas ciegas embellece la zona superior, donde se hallaba la galería para mujeres.


Lalibela (Etiopía). Iglesia Bet Mercurios. Pinturas murales

A partir del siglo XV, los interiores de las iglesias de Lalibela fueron totalmente recubiertos de pinturas al fresco, plasmando motivos tanto vegetales y geométricos como figurativos. Los iconos murales describían a modo de relato gráfico distintos episodios del Antiguo y Nuevo Testamento, y de la historia temprana del cristianismo etíope, en sucesiones de cuadros distribuidos en registros superpuestos.

Por las pinturas que han sobrevivido (sobre todo en Bet Mariam y Bet Mercurios), podemos apreciar que responden a ese estilo naif, de tosca factura pero de gran colorido y expresividad, que es el denominador común a toda la pintura religiosa etíope, incluso la ejecutada en nuestros días. Los fondos son planos y las composiciones no tienen en cuenta la perspectiva. Los ángeles, santos, reyes, patriarcas y demás personajes bíblicos son dibujados con rostros hieráticos de expresión impávida y grandes ojos negros de mirada penetrante.
Sus rasgos anatómicos, sus posturas, los pliegues de sus vestimentas, el trazo en general, evocan el estilo de las pinturas románicas, bizantinas y mozárabes.



Lalibela (Etiopía). Iglesia Bet Lehem. Interior

Más que una iglesia, Bet Lehem (= Belén) parece una capilla, a la que se llega tras recorrer un oscuro pasadizo subterráneo de 50 m.
Su estructura tiene una forma acampanada en medio de un profundo patio. El interior, de planta circular, está iluminado por una hilera de ventanucos y tiene un tronco de árbol a modo de pilar central.

Se ignora la función original de esta capilla, aunque una tradición localiza aquí el refugio monástico del rey Lalibela. Según algunos investigadores, podría haber sido un horno de pan (los ventanucos serían salidas de humos), teniendo en cuenta que muchas iglesias etíopes cuentan con una 'casa del pan', donde se cuece el pan destinado a la eucaristía.


Lalibela (Etiopía). Iglesia Bet Gabriel-Rafael. Fachada

Extraña iglesia que no está orientada como las demás y posee una planta totalmente atípica, compuesta de dos salas columnadas entre dos patios, el conjunto circunscrito en gruesas murallas, lo que ha llevado a deducir que este edificio no se proyectó en un principio como iglesia. Podría haber sido una residencia para altos dignatarios, o tal vez un tribunal de justicia.

Su imponente fachada está antecedida por un enorme foso de más de 10 m de profundidad, que hay que salvar por un puentecillo de madera. Se compone de una hilera de grandes nichos en forma de arco axumita, ubicados sobre altas plataformas que emergen del foso, en cuyas paredes de fondo están taladradas la puerta y las ventanas.



Lalibela (Etiopía). Iglesia Bet Gabriel-Rafael. Patio trasero

La estructura de Bet Gabriel-Rafael posee pequeñas celdas interconectadas, una de ellas con tres profundas ventanas que dan al patio trasero. En las paredes de este patio se abren numerosas celdas eremíticas y nichos funerarios.

Debajo de la iglesia existe oculta una gran sala subterránea inundada, que muy pocas personas han podido visitar.


Lalibela (Etiopía). Iglesia Bet Gabriel-Rafael. Patio trasero


Lalibela (Etiopía). Iglesia Bet Abba Libanos

La creación de esta iglesia, la que hace el número 11 entre las de Lalibela, se atribuye a la reina Meskal Kebra, esposa del rey Lalibela. Dice la leyenda que fue terminada en una sola noche, con la eficaz intervención de unos ángeles.
Está dedicada a uno de los Nueve Santos que llegaron en el siglo V a Axum para predicar el Evangelio en Etiopía: Abba Libanos.

El exterior está cavado como un bloque prismático (9,5 x 7,5 m y 7 m de alto) cuyo techo no está desgajado del macizo rocoso, aunque sí los muros laterales, de forma que la iglesia puede circunvalarse por un amplio pasillo a modo de túnel que la rodea. La fachada está ritmada con una sucesión de platabandas verticales.


Lalibela (Etiopía). Iglesia Bet Abba Libanos. Fachada

La luz de Cristo penetra a través de una hilera de ventanas cruciformes de marcos axumitas en el primer piso, y otra hilera de ventanas con arcos apuntados de perfil 'conopial' en el segundo piso.


Lalibela (Etiopía). Iglesia Bet Gabriel-Rafael

Los nichos, puerta y ventanas de Bet Gabriel-Rafael repiten a distintos tamaños el perfil del arco axumita, con la variante de que en la parte superior del semicírculo se recorta un adorno curvo y puntiagudo que le confiere un aspecto de arco conopial. Este detalle lo veremos también en las ventanas de la iglesia Bet Giorgis


Lalibela (Etiopía). Iglesia Bet Mariam

Obsérvense los cuatro paralelepípedos que sobresalen en las cuatro esquinas de los marcos de muchas puertas y ventanas: están calcados de un recurso ornamental que aparece sistemáticamente en las antiguas ruinas de Axum, en los motivos arquitectónicos tallados en relieve en los fustes de los obeliscos axumitas.

Repetían en piedra un detalle constructivo de la arquitectura de madera (se pueden ver en Etiopía ejemplos de edificios rupestres que hacen uso de jambas, dinteles y vigas de carpintería ensamblados en la estructura rocosa, ): los cuatro cubos salientes imitarían cabezas de vigas de madera. Denominaremos a este elemento 'marco axumita'.


Lalibela (Etiopía). Iglesia Bet Mariam


Lalibela (Etiopía). Iglesia Bet Mariam. Ventana de cruz gamada

Por mucha repugnancia que nos suscite la visión de la cruz gamada o esvástica, símbolo del III Reich, no podemos olvidar que este tipo de cruz no tiene en su origen absolutamente nada que ver con la ideología nazi, sino que aparece desde la antigüedad en muchas culturas (por ejemplo en el hinduismo y el budismo: la palabra svastika proviene del idioma sánscrito) y simboliza la vida.









Perforados en los gruesos muros de las iglesias, podemos ver en las ventanas todo un despliegue de diseños en forma de cruz, tallados a modo de celosías: cruces latinas, griegas, de Malta, de San Andrés, foliadas, cruces del Calvario, cruces en Tau y cruces gamadas.


Lalibela (Etiopía). Iglesia Bet Debre Sina


Iglesia Bet Medhane Alem. Ventana ciega




Lalibela (Etiopía). Iglesia Bet Medhane Alem


Lalibela (Etiopía). Iglesia Bet Gólgota


Lalibela (Etiopía). Iglesia Bet Giorgis 


Monasterio de Mikael Melehayzenghi (Tigray, Etiopía)


Monasterio de Mikael Melehayzenghi (Tigray, Etiopía). Cúpula



Este monasterio está cavado en un afloramiento rocoso del tamaño de una colina. Se accede a su interior por dos puertas talladas en la roca pero enmarcadas en madera. 

Una gran sala, cubierta por una inhabitual cúpula redonda ornada de relieves geométricos, precede al santasantórum, cerrado tras unas mamparas decoradas con paneles de pinturas naif de vistoso colorido.
Chat gratis